El otoño llega con cambios de temperatura y días más fríos. Después de estar todo el verano cuidando, probablemente, tu dieta; puede que en esta época del año te relajes un poco más.

Nuestro cuerpo nos exigirá más energía para mantenerse calentito. Además, con el frío uno tiende a quedarse más en la casa y hace menos ejercicio. Con este tipo de situaciones, ¿es necesario cambiar nuestra alimentación?

Según la nutricionista de la Clínica Bicentenario, “el cuerpo funciona perfectamente en todas las temporadas, pero lo que varía son sus requerimientos.”

Te recomeniendo estos Pharol Tips para tener en cuenta en tu dieta de otoño:

1. Aumentar el aporte Vitamina C

Aprovecha las frutas y verduras de la estación para fortalecer el sistema inmune y prevenir los síntomas del resfrío. Se tienen muchas variedades de frutas y verduras que aportarán vitaminas y minerales que ayudarán a robustecer tus defensas frente a esta temporada de frío.

Algunas de ellas serían:

Otoño

2. Caliente pero no calórico 

Es un mito que la ingesta de calorías durante los meses de frío ayuda a mantener el calor corporal. Eso sí, tomar platos caliente sí puede ayudar a conseguir ese efecto.

Giselle Muñoz, nutricionista del Centro de Nutrición y Enfermedades Metabólicas de Clínica Las Condes, explica que estas ganas de comer comidas más calóricas es solo algo cultural. Por lo mismo, explica, “es importante elegir correctamente nuestros alimentos, mantener la práctica de actividad física y así no tener consecuencias tan importantes en nuestro peso”.

Podemos utilizar alimentos que calienten nuestro organismo como:

Otoño

 

También se pueden utilizar sopas y cremas calientes con los vegetales de temporada:

Otoño

Aunque abunden las cazuelas, carbonadas, legumbres…en otoño, es importante cuidar las cantidades para no consumir un exceso de calorías.

3. Hidratación

Es muy importante hidratarse bien en otoño. Puedes hacerlo mediante agua de la llave, agua mineral (preferiblemente baja en sodio) que también puede ser saborizada, infusiones o jugos naturales de fruta.

Estar bien hidratado siempre conlleva beneficios: elimina toxinas y hace funcionar mejor tu cuerpo, como por ejemplo:

  • Ayuda a mantener la temperatura corporal tanto en invierno como en verano.
  • Ayuda a la formación de fluidos como sangre o fluidos gástricos. Estos fluidos son vitales para el buen funcionamiento del corazón, el estómago, el cerebro…entre otros.
  • Mantiene el cuerpo limpio ayudando a que tu riñon, a través de la excreción de orina, pueda eliminar las toxinas de tu cuerpo. 
  • Mejora la digestión: en otoño es posible que tomes comidas más pesadas. Beber agua te ayudará a no tener digestiones pesadas.

Las bebidas gaseosas no son una buena opción pata mantenerte hidratado. Al contrario que el agua, contienen muchas sustancias nocivas que provocan el efecto contrario: deterioran tus dientes, afecta al sistema nervioso y provoca sobrepeso.

Te puede interesar…


Marta Cabot - Graduada en Farmacia y Marketing

Graduada en Farmacia por la Universidad de Barcelona y Postgrado en Marketing por la Universidad Adolfo Ibañez. Te habrás dado cuenta que soy española. Mi gran sueño es conectar con la gente y ayudarles a que sepan más sobre su salud. Creo que utilizar bien los medicamentos es algo esencial para estar bien. Cualquier duda que tengas, puedes preguntarme sin vergüenza.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *