¿Qué es la Dieta Mediterránea?

Se trata de un régimen alimenticio muy utilizado por los europeos, enfocado a combinar el consumo equilibrado de alimentos frescos de origen vegetal o animal, con la realización de actividad física.

Estudios realizados por el Dr. Miguel Ángel Martínez, director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, demuestran que la dieta mediterránea ayuda a combatir y prevenir la diabetes, obesidad y enfermedades cardiovascular, consideradas las 3 enfermedades más importantes del siglo XXI.

Puedes combinar este tipo de alimentación con algunas vitaminas y suplementos para fortalecer tu organismo.

Aliados Primordiales1. Aceite de Oliva

El aceite de oliva virgen extra es la principal fuente de grasa dentro de la dieta mediterránea. Contiene ácido oleico que contribuye a disminuir el colesterol LDL (puedes conocerlo como colesterol malo) y triglicéridos y aumenta el colesterol HDL (éste puedes conocerlo como el colesterol bueno, el que te protege).

Este tipo de aceite es ideal para aderezar los alimentos y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, favorece la digestión y combate el estreñimiento.

2. Frutas y Verduras

Son perfectos acompañantes de tus colaciones porque te proporcionarán una cantidad importante de nutrientes. Son bajas en calorías y previenen el desarrollo trastornos digestivos.

Lo ideal es que las encuentres frescas y preferiblemente, sean de temporada (estarán mucho más ricas).

3. Cereales Integrales

Los cereales, el pan y la pasta hechos con harina integral son un excelente sustituto de los carbohidratos refinados (puedes encontrarlos en el pan blanco, el azucar o la pasta tradicional).

Además, poseen una gran cantidad de fibra, son una fuente importante de energía y aportan vitaminas y minerales.

4. Proteínas

Si consumes proteínas de 2 a 4 veces por semana tomando alimentos como las carnes blancas de pollo y pescado, facilitarás la renovación de tejidos, tendrás una mayor sensación de saciedad y aportarás enzimas que mejoran tu metabolismo.

5. Lácteos

Debes consumirlos a diario, preferiblemente aquellos que son bajos en grasas (¡fíjate en los sellos!), sobre todo si tienes niveles de colesterol alto.

Los productos lácteos bajos en grasa te aportarán un alto contenido de calcio (ayudará a tus huesos), son ricos en proteínas y facilitan la digestión.

6. Agua

Bebe entre 4 y 8 vasos de agua al día.

Mantener una buena hidratación es fundamental en la pérdida de peso. El consumo de agua es esencial para el buen funcionamiento de los riñones, reduce el estreñimiento y mejora la digestión.

La Dieta Mediterránea te protege contra las enfermedades crónicas. ¡Elige vivir sano!

Categorias: Nutrición

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *