La presión arterial elevada es un enemigo silencioso para la salud del corazón, esta patología crónica de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud: ocasiona que los vasos sanguíneos tengan una tensión persistentemente alta, lo que puede dañarlos. Cada vez que el corazón late, bombea sangre a los vasos, que llevan la sangre a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear.

Se recomienda mantener un control de la tensión, ya que actualmente la enfermedad no presenta síntomas inmediatos. Alguno de los síntomas que aparecen con el tiempo son dolores de cabeza frecuentes, vértigo, dolor torácico, palpitaciones en el corazón, dificultad para respirar o, en ocasiones, hemorragias nasales.

Hábitos que pueden ayudar

La actividad física colabora a la salud cardiovascular en todos los ámbitos, realiza pequeñas rutinas con una bicicleta, trotar o saltar la cuerda. Adicional a ello, es recomendable reducir el consumo de alimentos calóricos y altos en azúcar.

El consumo de alcohol y tabaco están asociados a muchas patologías, si la presión arterial sigue presentando niveles elevados es recomendable no consumirlos.

Acudir a un especialista

Una vez que se monitoreen la presión alta es sumamente importante acudir a un especialista, de esta forma se podrá recetar fármacos especiales para tratar la hipertensión. En Pharol, podrás encontrar a los especialistas que te acompañarán en todo momento, sin salir de casa junto a nuestros aliados de Mediclic.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Close Bitnami banner
Bitnami