Durante esta época, los colegios y jardines se convierten en auténticos zoológicos de virus y bacterias. Normalmente creemos que el contagio de estas enfermedades es inevitable, pero con algunos sencillos hábitos se pueden mantener a raya.

La vacuna contra la influenza

Una de las formas más seguras y que pueden disminuir con mayor probabilidad el riesgo de infectarse de gripe es la vacuna. Puedes leer aquí más cosas sobre esta vacuna y dónde poder vacunar a tu hijo/a.

Proteger a los niños también es fundamental para que no se contagien otros miembros de la familia como pueden ser los abuelos o los hermanos pequeños. 

Esta medida ayudará tambipen a que no se contagien otros miembros vulnerables de la familia como los abuelos o los hermanos chicos. 

Además, aunque los niños no demuestren ningún síntoma de la gripe pueden traer el virus a casa.

Algunos hábitos para toda la familia

1. Lavarse las manos

Es un hábito muy efectivo que los niños deben aprender desde chicos.  Lavarse las manos al menos cinco veces al día reduce de manera efectiva la posibilidad de contagios de virus como la gripe.

Si almuerzan en el colegio, hay que enseñarles que se laven las manos antes de comer y al volver del recreo.

Además, al llegar a la casa también deben lavarse las manos para evitar infectar a la familia.

2. Limpiar los objetos que hayan estado en el jardín

Otro hábito eficaz el limpiar los objetos que hayan podido estar en contacto con otros niños. Limpiar con toallitas higiénicas objetos como: mochilas, cuadernos, loncheras, estuches… o cualquier objeto que otros niños puedan haber tocado, ayudará a reducir de que tu hijo/a se contagie o pueda contagiar a otro/a.

Virus

Estos virus se propagan por pequeñas gotitas de agua al estornudar o toser. Estas pequeñas gotas de agua infectadas de virus se posan en este tipo de objetos, provocando la propagación del virus.

3. Los zapatos, fuera

Los virus pueden esconderse en los zapatos debido a que siempre estan en contacto con el suelo y puede arrastrar mucha suciedad. Una buena idea es quitarse los zapatos y dejarlos a la entrada o fuera de la casa para limpiarlos luego.

4. Ventilar las zonas donde se encuentran los niños

Abrir las ventanas de las habitaciones al menos 10 minutos al día, preferiblemente al mediodía, es importante que todos los espacios en los que haya niños estén bien ventilados.

VirusVentilar los espacios debe realizarse tanto en la casa como en los jardines y colegios. Esto permitirá ventilar los virus que se acumulen en un espacio cerrado.

5. Abrigarse correctamente
Muchos padres sufren al salir muy temprano por la mañana con sus hijos y los abrigan de forma exagerada.
Abrigarse para que los niños no pasen frío es importante pero abrigarlos demasiado puede ser contraproducente, porque se impide que el propio cuerpo autoregule la temperatura.
Además, con demasiado abrigo, los niños transpiran y pueden resfriarse después. ¿Por qué? El frío no es la principal causa de resfrío o gripe, sino que son los cambios de temperatura. Que el niño esté transpirando y, al sacarse el abrigo pueda sentir otro tipo de temperatura del exterior, puede aumentar el riesgo.
Virus
6. Prevenir es mejor que curar

Una alimentación saludable rica en frutas y verduras que les ayuda a prevenir las infecciones. La dieta debe incluir frutas y verduras, ricas en vitaminas A y C, además de pescado y leche. Es recomendable no darles bebidas frías, y ofrecerles en cambio caldos y bebidas calientes o agua y zumos naturales a temperatura ambiente.

Además, si estas en la lactancia materna, lo mejor es alargarla lo más posible ya que estimulará su sistema inmunológico y lo protegerá ante muchas infecciones.
Te puede interesar…

Marta Cabot - Graduada en Farmacia y Marketing

Graduada en Farmacia por la Universidad de Barcelona y Postgrado en Marketing por la Universidad Adolfo Ibañez. Te habrás dado cuenta que soy española. Mi gran sueño es conectar con la gente y ayudarles a que sepan más sobre su salud. Creo que utilizar bien los medicamentos es algo esencial para estar bien. Cualquier duda que tengas, puedes preguntarme sin vergüenza.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *