Los cambios y bajada de temperaturas del otoño no sólo nos afectan a nosotros, sino también a nuestros pequeños amigos, nuestras mascotas. Para ello es necesario que tengas en consideración algunas pautas para cuidar a tu amigo y a ti durante esta época del año.

1. Controla lo que comen

Durante la época de otoño-invierno, los animales tienden a consumir más calorías ya que requieren mantener su temperatura corporal.

La ingesta de comida puede aumentar hasta un 20% (sobretodo en mascotas de más de 10kg) pero la clave es mantener una alimentación balanceada así que no te asustes si tu mascota come más de lo normal. 

“Esto no debería generar un aumento de peso, pues no genera grasa sino que su cuerpo consume este alimento extra para producir calor”, explica Herly Studer, veterinario. 

¿Cómo lo hago?

Un aspecto clave es dividir la entrega del alimento, y no dárselo todo en una sola dosis diaria.

Si come todo de una sola vez, el sistema digestivo no procesa todo el alimento y no genera la energía que necesita para mantener estable su temperatura corporal.

Mascotas

Como no luchan en ambientes exteriores por mantener la temperatura, darle más calorías no tiene sentido. 

2. Necesitan hacer ejercicio

Para aquellas mascotas que viven en departamentos o lugares cerrados, es necesario realizar sus paseos diarios.

De todas formas, es necesario tener cuidado con los animales de pelo corto (no tienen tanto abrigo como los de pelaje largo) o con más años. Para estos pequeñines (o no tanto) es necesario un abrigo extra que sea cómodo.

Mascotas3. ¿Y los que no están en casa?

La mascotas que duermen fuera estan expuestas a bajas temperatura. Por tanto, es necesario mantener un lugar seco y confortable.

Utiliza un aislante o algo que eleve su casita del suelo (para que no se vea afectado por un suelo húmedo y frío). Seguro que crees que un lugar con mucho espacio es ideal para que estén cómodos pero, en realidad, un refugio debe ser lo suficientemente pequeño como para que se caliente con su propio calor corporal.

También es necesario que esté cerquita de donde hace sus necesidades, sin que tenga que dar largos paseos o caminar por zonas de barro. 

Mascotas

4. Riesgo de enfermedades

Durante esta época es importante que acudas al veterinario al menos una vez para determinar en qué estado de salud se encuentra tu mascota.

  • Resfríos

 Otoño es época de gripe para nosotros, ¡y también de resfriados para ellos!

 Con la llegada del frío bajan sus defensas haciéndolos más vulnerables a virus y bacterias.

  • Dolor en los huesos

¿Alguna vez te has sentido fatigado o con dolor en los huesos por culpa del frío? !A ellos también! Sobretodo para las mascotas mayores que pueden tener problemas óseos como artrosis o artritis

Para que sus huesitos no sufran tanto controla su peso, administra alimentos especiales para ellos y realiza ejercicio para que no se queden quietos (moderadamente).        Mascotas

  • Leishmania al acecho

Con el frío, las defensas trabajan de forma menos eficiente. Como su sistema inmunológico baja la guardia es posible que la leishmaniosis se aproveche de su víctima y la enfermedad se desarrolle en un animal que hasta el momento parecía perfectamente sano.

Para evitar sorpresas desagradables, consulta a tu veterinario si es necesario realizar un test para detectar el parásito y, en caso positivo, establecer las medidas de control oportunas.

5. ¡Tengo la casa llena de pelos!

El otoño es época de muda de pelo y será necesario que ayudes a tu mascota con un buen cepillado diario. Además, en otoño existe más humedad por lo que conviene secar bien su pelo para evitar problemas en su piel.

6. ¿Y si tengo pájaros?

Evita las corrientes de aire

Lo más recomendable es que evites colocar la jaula en lugares donde existan corrientes de aire o colocar un paño fino encima de la jaula que tape el viento frío.

En caso de que tu ave esté suelta y no cuentes con una jaula, intenta en la medida de lo posible que se mantenga dentro de casa controlando de mejor manera los movimientos que realiza, para que así sepas las temperaturas que podrían llegar a afectarla.

Mascotas

Cambio de plumaje

Las plumas nuevas les permiten hacer frente a los rigores del invierno.

Es importante que el cambio se produzca de forma natural y correcta, por lo que respetaremos su adecuada alimentación y no le cambiemos de lugar. En este sentido, la jaula debe colocarse desde un principio en un lugar resguardado, no sólo del frío, sino también del calor.

 

Te puede interesar…


Marta Cabot - Graduada en Farmacia y Marketing

Graduada en Farmacia por la Universidad de Barcelona y Postgrado en Marketing por la Universidad Adolfo Ibañez. Te habrás dado cuenta que soy española. Mi gran sueño es conectar con la gente y ayudarles a que sepan más sobre su salud. Creo que utilizar bien los medicamentos es algo esencial para estar bien. Cualquier duda que tengas, puedes preguntarme sin vergüenza.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *